Eika fabrica su foco radiante para vitrocerámica número 200.000.000

Eika fabrica su foco radiante para vitrocerámica número 200.000.000

“Si consiguiéramos poner en fila todos los focos fabricados por Eika, podríamos dar una vuelta al planeta tierra” comentan desde la cooperativa.

En 1994, cuando un grupo de jóvenes ingenieros comenzaron la fabricación de esta, por entonces, nueva actividad para la cooperativa, pocos podían imaginar que la compañía llegaría a fabricar 200 millones de focos radiantes para vitrocerámica. Esta cooperativa, nacida en 1973 y perteneciente al grupo Mondragon, se creó para generar empleo femenino en la comarca de Lea Artibai aprovechando la fuerte demanda que entonces comenzaba a existir en torno a los electrodomésticos a nivel nacional. Las ventas nacionales pronto se convirtieron en exportaciones y, al cabo del tiempo, en internacionalización de las operaciones. Hoy las mujeres siguen siendo mayoría –el 60%– en su plantilla de 1.100 trabajadores y la firma cuenta con cuatro plantas productivas. A la de Etxebarria, que da empleo a casi la mitad del personal, se unieron entre 1999 y 2006 las de México (370 emplea-dos), Polonia (120) y Chequia (90). A lo largo de estos años, la cooperativa vizcaína ha ido desarrollando una amplia oferta de componentes vinculados tanto con su especialidad –controles táctiles para electrodomésticos, resistencias eléctricas o termostatos eléctricos–, como destinados a abrir nuevas líneas de negocio, como el negocio de ultra-aislamiento térmico de marca Isoleika. «Nuestro reto es conseguir la excelencia industrial en los productos actuales y buscar líneas de diversificación que afiancen el futuro de la cooperativa»